sábado, 20 de marzo de 2010

Rima XLVI de Gustavo Adolfo Bécquer

Me ha herido recatándose en las sombras,
sellando con un beso su traición.
Los brazos me echó al cuello y por la espalda
partióme a sangre fría el corazón.

Y ella prosigue alegre su camino,
feliz, risueña, impávida. ¿Y por qué?
Porque no brota sangre de la herida.
Porque el muerto está en pie.

2 comentarios:

  1. "Y así pasan los días, de lunes a viernes, como las golondrinas del poema de Bécquer..." :)
    Este post si me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, son las 6,15 am, acabo de llegar a casa, me conecté porque se había cortado la luz y estoy verificando que todo funcione como corresponde. Leo tu respuesta... Se me ocurre contestar que reconozco como molesta la cultura mosaico que presenta tu blog: muchos temas distintos, que no tienen nada en común y sólo comparten el medio (o sea, el blog).
    Estaría bueno que opines algo del mío puesto que son pocas las personas que entran.

    ResponderEliminar

Todo comentario es respondido, siempre y cuando dejes tus datos.